Hotel Rural Villa Ariadna
Güimar, Santa Cruz de Tenerife
30 de enero de 2010
Siguiendo una estrecha vereda, un camino sinuoso y de cierta pendiente llamado Subida al Lomo de Fuego. En la desembocadura del barranco del Río, en el histórico barrio de San Juan, uno de los más antiguos del municipio de Güimar, en Tenerife, se encuentra la Villa Ariadna.
Una casa rural construida en la década de los años cuarenta del siglo pasado, que presenta, pese a su juventud histórica si la comparamos con el lugar en el que está enclavada, una estampa clásica. De porte solariego, por la altitud en la que se encuentra, casi en lo más alto del municipio, regala al visitante impresionantes vistas del valle que antaño fuera sagrado para nuestros ancestros. Estancias coloridas, luminosas y por supuesto acogedoras, donde el tiempo parece pasar más lentamente, invitando a pasar una velada en la compañía que cada quien estime más oportuna. Más cuando sus propietarios, Carmen y Pedro, sin olvidarnos de Carlos, te reciben con tal amabilidad y hospitalidad que, al marcharte, te despedirás de ellos como si de viejos amigos se hubieran tratado. (Teléfonos de contacto: 648.754.619 correo electrónico [email protected] yahoo.es.
Pero, pese a lo atractivo del lugar, fueron otros los motivos que llevaron al equipo de Clave 7 a visitar esta villa. Un miembro de la familia propietaria, cuya identidad no podemos revelar, vive desde hace tiempo la visita de ciertas entidades. Los hechos acaecían siempre en la misma habitación, que el testigo ocupa siempre que visita la casa. A ciertas horas de la madrugada, por motivos que no supo explicarnos, se despierta sin sobresalto alguno, hasta que ve como unas cuatro sombras de color negro, con forma claramente humana, parecen bailar al unísono, extendiendo sus brazos, sin que sus piernas se definan en ningún momento. No interactúan con el testigo, no emiten ningún sonido.

Tampoco se aprecian cambios significativos en la temperatura de la estancia. El susto, como es de imaginar, es mayúsculo. Y esto ha llevado a que Carmen haya tenido que acudir en más de una ocasión, en plena madrugada, en pos de los gritos del testigo. Ella ha manifestado al equipo de Clave 7 que no ha visto nada, en ninguna de las ocasiones. Pero nos asegura con total convicción que siempre encuentra a nuestro testigo sensiblemente alterado y completamente despierto.
De tal modo que en cierta ocasión, ante los ruegos de Carmen al testigo a que se sincerara con ella, este, claramente extrañado, le respondiera “Pero ¿es que tú no los ves?”.

En una previa visita de reconocimiento, el equipo de Clave 7 rastreamos todas las estancias y recovecos usando nuestros equipos de detección, además de entrevistar a los testigos principales. Salvo la presencia de campos iónicos sin relevancia y ciertas alteraciones telúricas, nada más reseñaron nuestros sensores. Lo que nos hizo llegar a la conclusión de que dichas alteraciones estarían motivadas por la localización geográfica de la edificación. En una exploración posterior pudimos corroborar que la casa está construida justo encima de un antiguo canal de agua, que aún sigue en uso, que trasporta, como muchos otros ubicados por todo el municipio, el agua proveniente de los barrancos de las cumbres.

Desde los primeros asentamientos coloniales tras la conquista castellana, las aguas de los barrancos más caudalosos de la zona, el De Badajoz y el Del Río, fueron aprovechadas y canalizadas para su consumo agrario. Y es que, concretamente al barranco del Río, se le bautizó así porque prácticamente hacía honor a su nombre. Al menos hasta el año del señor de 1.704. Concretamente, según rezan los textos de la época, el 24 de diciembre de ese año, justo en la noche buena:

“[…] un espantoso temblor de tierra vino de golpe a sembrar el terror entre los habitantes. En menos de tres horas, los distritos más inmediatos al volcán que hacía erupción, contaron hasta 23 sacudimientos. Al día siguiente estos movimientos convulsivos redoblaron su violencia y continuaron con intermisión durante tres meses.”

Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus Posesiones de Ultramar, por Pascual Madoz. Tomo IX, página 83. Madrid, 1830.

Y es que entre diciembre de 1.704 y febrero de 1.705 entraron en erupción, de manera consecutiva los tres volcanes que coronan la vertiente sur-este de la isla, llamada Dorsal de Pedro Gil. El primero de ellos, el 31 de diciembre, fue el de Siete Fuentes, situado en el llano llamado “De los Infantes”, en la vertiente más oriental de Las Cañadas del Teide, en el municipio de Arico, a escasos kilómetros de Güimar. Le siguió el volcán de Fasnia, el 5 de enero del año siguiente, a poca distancia del primero y situado sobre la dorsal que separa dicho municipio del de Güimar. La última erupción, el 2 de febrero, vino de parte del volcán de Arafo, situado en la cumbre del municipio del mismo nombre, hacia el noreste, también de Güimar. De este modo, el municipio que nos ocupa quedó justo en el centro de toda aquella actividad sísmica y vulcanologica. Y ya sea por los corrimientos de tierra provocados por los seísmos o por las emulsiones de magma, el barranco del Río dejó de brotar. Como dato curioso a tener en cuenta está la toponimia del lugar en que se sitúa la Villa Ariadna, que nos llega hasta nuestros días como Lomo de “Fuego”.

Esto motivó que los lugareños tuvieran que ingeniárselas de nuevo para surtir del líquido elemento a la comarca que trajo como consecuencia la construcción de galerías, escavadas en las paredes internas del barranco y canalizar el agua ladera abajo. Pese a esto, la zona era y es tan rica en fuentes que a la entrada del siglo XX se construyó una central hidroeléctrica que provocó un incremento importante en la economía del lugar. Posteriormente, muchos de eso canales fueron restaurados y modernizados con el uso de tuberías que permitieron soterrar su cauce para poder aprovechar el terreno en la construcción de carreteras de acceso y ampliar la población.
No obstante, pese a estar completamente convencidos de que lo detectado por nuestros sensores en una primera instancia tenía un origen claramente geológico, no quisimos perder la oportunidad de investigar el lugar con más detenimiento y con todo nuestro equipo. La nueva cita fue el pasado 30 de enero. Gracias una vez más a los propietarios, que suspendieron por un día las labores de restauración y acondicionamiento de la villa, para acoger a todos los miembros de Clave 7, con todo el entramado de cables, cámaras infrarrojas, sensores de movimiento, detectores de campos magnéticos y campos de iones, sensores térmicos, cámaras de video, grabadoras… y permitirnos escudriñar cada rincón.
Y así lo hicimos. Tanto en el interior de la villa como en sus alrededores. Concretamente en una antigua charca agrícola, que por los graffitis que decoran sus paredes en el interior, además de los restos de rastrojos calcinados, esta siendo utilizada para otros menesteres en la actualidad. Según declaraciones de los vecinos, durante su uso agrícola, se produjo la muerte de varios niños por ahogamiento. En el interior del mismo realizamos algunas fotografías, grabaciones tanto de video como de imagen, que en estos momentos están siendo analizados. Si es cierto que en alguna de las instantáneas tomadas hemos podido apreciar la presencia de algunos orbes luminosos.
Por cuestiones ajenas a nuestra voluntad, no pudimos contar esa noche con el testigo principal de los hechos. Algo que en un principio nos desanimó, pero que contribuyo a aclarar lo que ya sospechábamos. Durante todo el proceso de la investigación, en el que monitorizamos varias estancias, no obtuvimos ningún registro que pudiera corroborar lo contado por el testigo. Algo, repito, que pudimos deducir de nuestra primera entrevista con él. Creemos, como hipótesis aún sin contrastar, que los fenómenos que nos cuenta están más relacionados con aspectos endógenos al testigo, no a la villa, ya que según nos manifestó, no ocurrían únicamente allí. Seguiremos de cerca este caso.

Al margen del motivo principal de nuestra investigación, quisimos entrevistar a vecinos del municipio que nos contaron multitud de leyendas de la zona y nos pusieron en la pista de otros enclaves emblemáticos del municipio que han sido escenario de fenómenos que bien merecerían una investigación más a fondo por nuestra parte. Este es el audio de dicha entrevista:

Ir a descargar

Gracias a todos ellos por regalar a Clave 7 unas horas de charla amena y por su valentía al compartir con nosotros, ante nuestras cámaras, la misma pasión por el misterio de ciertos sucesos que en la mayoría de los casos rozan, sean cuales sean, los límites de nuestra realidad.

Banner Content
Etiquetas:
Soy Desarrollador Web especializado en WordPress. Webmaster, Gestión de Blogs, Gestión de Alojamiento Web y Dominios. Además, soy Locutor de Radio y Fotógrafo Aficionado...

Artículos Relacionados

0 Comentarios

Deja un Comentario

5 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.