Recientemente, una noticia de Ciencia saltaba en todos los medios de comunicación y sorprendía al mundo: Hay Tardígrados esparcidos en la Luna...

La misión Beresheet

A principios de abril, Israel se iba a convertir en el cuarto país en conquistar la Luna. Y además, en el primer  país asiático en poner una nave espacial privada, sobre el satélite. En febrero se había lanzado al espacio la misión Beresheet,  un pequeño lander desarrollado por la organización sin ánimo de lucro israelí SpaceIL, con la esperanza de que llegara al satélite. SpaceIL participó en 2015 en el concurso de Google Lunar, XPRIZE Competition, que proponía llevar a la Luna un vehículo espacial no tripulado. Google canceló el concurso en 2018, pero la organización se alió con la Industria Aeroespacial Israelí (IAI), para continuar con el proyecto y recaudó los 100 millones de dólares necesarios para su construcción.

Sin embargo, la pequeña Beresheet, una palabra hebrea que significa Génesis, sufrió un fallo crítico en el giroscopio del módulo de aterrizaje. El problema provocó una cadena de eventos que, terminaron con el apagado del motor principal. Falló a 149 metros de la superficie lunar, provocando un accidente que rompió en pedazos la nave israelí. Iba a 500 kilómetros por hora y quedó completamente destruida: El 11 de abril de 2019, el módulo de aterrizaje se estrelló en la Luna. Por desgracia, la nave quedó inservible y en un principio se creyó que también su contenido.

Sin embargo, cuatro meses después, algunos de los científicos detrás del proyecto comienzan a pensar que podría ser que, parte de su carga, sobreviviera al impacto. La mayor parte de dicho contenido consiste en imágenes e información cifrada, pero también había pasajeros vivos en aquella improvisada “maleta”: un grupo de tardígrados deshidratados, que podrían encontrarse ahora allí, en la Luna, a la espera de que los humanos les ayuden a volver a la vida.

Tardígrados en la Luna

Se trata de miles de tardígrados, una rara especie que ha fascinado a la ciencia. Los animales más resistentes de la Tierra, suelen llamarlos. También los conocen como “osos de agua”. En este caso, los tardígrados llegaron a la Luna a bordo de la Beresheet.

Nova Spivack fundador de Arch Mission Foundation y uno de los patrocinadores de la misión Beresheet, ha explicado en Twitter que los osos de agua, están dentro de una cápsula hermética de Kapton, un material de alta resistencia que lleva años usándose en el espacio. Los astronautas de la Estación Espacial Internacional la usan, por ejemplo, para reparar temporalmente fugas en el laboratorio orbital.

“Esta carga puede ser lo único que haya sobrevivido de esta misión”, dijo Spivack a la revista Wired.

Arch Mission Foundation

Para entender cómo han acabado miles de tardígrados en la Luna, hay que entender por qué la nave israelí se los llevó a bordo en su viaje espacial. Todo se lo debemos a la Arch Mission Foundation, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es crear “una copia de seguridad del planeta Tierra”. La organización creó un archivo de 30 millones de páginas de información, que fue enviado a la Luna para preservarlo, en el caso de que a la Tierra le pase algo: una copia de seguridad en toda regla. También cuentan con otra, viajando en el Tesla Roadster que Elon Musk envió al espacio.

La Arch Mission Foundation, o Fundación Misión Arca, es un proyecto que pretende archivar conocimiento y especies de La Tierra y preservarlos para futuras generaciones. Fue esta organización, la que elaboró la “biblioteca lunar” que la nave Beresheet llevaba incorporada. Es como una especie de “plan B“, en caso de que algún evento inesperado acabe con la vida en nuestro planeta.

Tardígrados al microscopio

Tardígrados al microscopio

Para que pudiera ser identificado por poblaciones humanas del futuro, se decidió recurrir a contenido analógico: se diseñó una técnica de grabado de imágenes con níquel a nanoescala. Inicialmente este era su único contenido. Sin embargo, poco antes de entregar el resultado final a los israelíes, Spivack y su equipo decidieron añadir algo más. Colocaron entre las capas de níquel que componían el disco, varias capas finas de resina epoxi, en las que metieron folículos pilosos y muestras de ADN. Además, se introdujeron muestras de varios sitios sagrados, como el árbol Bodhi, de la India.

Futuras civilizaciones sólo necesitarían un microscopio, con aumento 1000x, para poder leer las imágenes.

 

Una copia de seguridad de la Tierra

Esta biblioteca es un archivo del tamaño de un DVD que incluye, según la organización, 30 millones de páginas de información sobre la historia y civilización humana, miles de libros clásicos, casi toda la Wikipedia en inglés, una cápsula israelí con la historia del país, la Torá hebrea (el Antiguo testamento), literatura, fotos, canciones,  dibujos de niños israelíes,  el disco Wearable Rosetta, la base de datos PanLex, un libro infantil inspirado en el lanzamiento espacial, memorias de un sobreviviente del Holocausto, el himno nacional de Israel (“Hatikvah”), la bandera israelí y una copia de la Declaración de Independencia de Israel.

También contenía bases de datos para entender 5.000 idiomas, con 1,5 millones de traducciones entre ellos. Pero Spivack ha desvelado ahora que, además, su equipo decidió en el último momento, incluir en el archivo una resina sintética con pelo y muestras de ADN de 25 personas (incluido él mismo) y miles de tardígrados deshidratados. Además, se añadió al final una cinta que fue rociada con un spray, que contenía otros miles de tardígrados más.

Estos microorganismos pueden resistir temperaturas de entre -200 y 150 grados centígrados y vivir hasta 10 años sin agua, así como aguantar incluso la exposición espacial. En otros experimentos, como el realizado por la sonda Foton M3 de Rusia y la ESA, se ha comprobado que pueden sobrevivir en el espacio exterior, lo que los convierte en los organismos más resistentes de la tierra. Sin embargo, Spivack no cree que exista riesgo de que los tardígrados “conquisten” la luna, ya que para ello tendrían que ser rehidratados.

“Creemos que las posibilidades de supervivencia para los tardígrados… son extremadamente altas”, dijo Nova Spivack, jefe de la Fundación Arch Mission.

Viajeros deshidratados

La idea de una colonia de microoganismos extremófilos en la Luna es a la vez fascinante y un poco inquietante: delata lo incapaces que somos de no contaminar otros planetas con vida terrestre, por mucho que respetemos las cuarentenas espaciales.

Pero No es la primera muestra de ADN que ahora mismo reside en la Luna, ese honor es para las heces de los astronautas que llegaron a la Luna, décadas atrás. Sin embargo, estos tardígrados depositados por la nave israelí, sí son el organismo vivo de la Tierra que ahora “se ha apoderado” del satélite. Los osos de agua habían sido deshidratados para colocarlos en animación suspendida, una técnica por la que se introduce en el organismo una solución salina fría, que reduce la temperatura y hace que se consuman menos recursos. Después se introdujeron en un ámbar artificial.

Estas capas de resina con tardígrados, puede que hayan conseguido que la misión sea un éxito para Arch Mission Foundation, ya que su objetivo era dejar la copia de seguridad en la Luna. Dado el reducido tamaño de la caja con la copia de seguridad y la resina con tardígrados que reduce los impactos… es muy probable que la copia se haya salvado. Y los tardígrados, desde luego, también.

A la espera de que alguien llegue a la Luna para resucitarlos

En realidad estos tardígrados no están ahora colonizando la Luna porque están deshidratados. Si bien es cierto que se ha creado un mito alrededor de los tardígrados, sobre su extrema supervivencia, a fin de cuentas son seres vivos que necesitan comida y agua para sobrevivir. Y no pueden ser recuperados, a no ser que se encuentren en unas condiciones de ambiente óptimas y con la ayuda de humanos. En la Tierra, hemos conseguido “resucitar” tardígrados deshidratados durante más de 10 años, pero se requieren de unas condiciones concretas para hacerlo. Hay que ir a la Luna de nuevo para resucitarlos, porque ahora mismo, se encuentran en el Mar de la Serenidad, sin nadie que se ocupe de ellos.

Los tardígrados son sólo el principio para Arch Mission Foundation. En las próximas misiones a la Luna, quieren enviar muestras de ADN de más humanos y especies en peligro de extinción. El objetivo es preservar la información de la Tierra, en caso de que ocurra algo y hacerlo en la Luna es mucho más seguro que aquí, en la Tierra.

El peligro de esparcir tardígrados por la Luna

La pregunta que puede surgir: ¿Cómo puede repercutir en el futuro, que ahora mismo haya seres vivos esparcidos por la superficie lunar? ¿Llevar un ser vivo a un ambiente aún desconocido, puede traer consecuencias?…

Realmente, las organizaciones espaciales como la NASA permiten que esto ocurra en la Luna. Porque la Luna no tiene ahora mismo, un interés para la comprensión de la vida. En otros lugares como Marte, que tiene más potencial para albergar vida, la esterilización es mucho mayor para evitar posibles contaminaciones biológicas.

Los ositos de agua miden menos de un milímetro de longitud y son prácticamente indestructibles. Son capaces de sobrevivir hasta 10 años sin agua, en un estado de deshidratación completa del que se recuperan con las primeras gotas, y soportan temperaturas extremas de hasta 150ºC, el mar profundo e incluso la radiación del espacio. Por ello, los científicos de la nave espacial israelí, creyeron que eran unos perfectos compañeros de viaje.

Sin embargo, la nave se estrellaba contra el suelo lunar el 11 de abril, dando al traste toda la misión. En un principio, se pensó que la carga estaría seriamente dañada por el impacto, pero ahora se cree que la decisión de última hora, de añadir el ADN humano en forma de folículos pilosos y los osos de mar, ha podido salvar la biblioteca. La capa de resina, que se aplicó para añadir a los “polizones”, ha podido amortiguar el golpe. Es más, se especula con la idea de que los tardígrados hayan sobrevivido, gracias a su capacidad de resistir a la deshidratación: retraen sus cabezas y piernas, expulsan el agua de su cuerpo y se arrugan en una pequeña pelota.

Miles de Tardígrados

En el caso de que estos seres hayan aguantado al impacto, las próximas misiones podrían recuperarlos, para investigar los efectos del espacio en la vida. Además, el calor generado por este impacto, no habría sido suficiente para derretir el níquel, por lo que tampoco se habría dañado de ese modo. Finalmente, incluso en el caso de que se hubiese roto, se cree que los fragmentos serían lo suficientemente grandes, como para recuperar parte de la información analógica de las primeras cuatro capas.

No es posible saber si los tardígrados siguen intactos, pero si en un futuro pudieran rescatarse, sería interesante rehidratarlos y comprobar si permanecen con vida. De ser así, serían los habitantes que más tiempo han permanecido en nuestro satélite. Incluso para un animal tan resistente, resulta increíble.

Biografía de un Tardígrado

Los tardígrados, llamados comúnmente osos de agua debido a su aspecto y movimientos, fueron descritos por primera vez por Johann August Ephraim Goeze en 1773, el cual los denominó como oso de agua (del alemán Kleine Wasser-Bären, literalmente ‘ositos de agua’) y hace referencia a la manera en la que caminan, similar al andar de un oso. Más tarde, el término tardígrado, que significa “de paso lento”,  fue dado por Lazzaro Spallanzani en 1777, justamente debido a la lentitud de este animal.

El tardígrado u osito de agua, un microanimal de ocho patas, es la especie más resistente del mundo, tanto que será capaz de sobrevivir en la Tierra mientras el Sol siga brillando, según un estudio de las universidades de Oxford y Harvard, firmado por los científicos R.Alves, D.Sloan y A.Loeb. Este curioso animal, sobrevivirá al riesgo de extinción causado por todo tipo de catástrofes y permanecerá sobre nuestro planeta otros 10.000 millones de años, cuando el Sol se extinguirá. El osito de agua es la forma de vida más dura y resistente que hay en la Tierra; con un tamaño de 0,5 milímetros como máximo y una vida media de 60 años, este animal es capaz de estar 30 años sin comer ni beber, resiste temperaturas de hasta 150 grados y puede vivir en las profundidades abisales.

El tardígrado, el último animal que sobrevivirá en la Tierra

Los investigadores consideran que, el tardígrado sería la especie sobre nuestro planeta con más oportunidades de sobrevivir a cualquier tipo de calamidad astrofísica: el impacto de un gran asteroide, la explosión de una estrella en forma de supernova o estallidos de rayos gamma; para concluir que el microscópico animal, seguiría adelante a pesar de ellos. Rafael Alves Batista, coautor del estudio y miembro del departamento de física de la Universidad de Oxford, indicó:

“Sin la tecnología que nos protege, los humanos somos una especie muy sensible. De hecho, incluso cambios sutiles en nuestro ambiente, tienen sobre nosotros un impacto drástico; pero hay otras especies más resistentes en la Tierra, por lo que la vida en este planeta podrá continuar mucho después de que los humanos hayan desaparecido” recordó.

Otro de los autores del estudio, David Sloan, profesor de Biología y Antropología, señaló que para su sorpresa, descubrieron que “aunque una supernova cercana o el impacto de un asteroide sería catastrófico para las personas, los tardígrados no resultarían afectados”. Así, parece que la vida, una vez que está en marcha, es difícil de destruir completamente.

“Un gran número de especies puede extinguirse, pero la vida en su conjunto seguirá adelante”, consideró el científico.

Ositos de Agua

La resistencia del osito de agua ante las situaciones más adversas lleva a los autores del estudio a hablar también sobre la vida más allá de nuestro planeta. “Si los tardígrados son la especie más resistente de la Tierra, quién sabe qué más puede haber por ahí fuera”, indicó Batista, para quien es posible que haya otros ejemplos similares en algún lugar del Universo, y por ello tiene sentido buscar vida en Marte o en otras zonas del Sistema Solar.

El profesor Abrahan Loeb, astrofísico de la Universidad de Harvard, señaló que la historia de Marte nos indica que una vez, tuvo una atmósfera que podía permitir la vida, a pesar de las condiciones extremas. Organismos, con una tolerancia similar a la de los tardígrados frente a la radiación y a la temperatura, podrían vivir largo tiempo bajo la superficie en esas condiciones, indicó Loeb, agregando que, en las profundidades de los océanos que se supone que hay en Europa y Encelado, lunas de Saturno, podrían darse condiciones similares a los de la Tierra.

Propiedades especiales

La mayoría de las criaturas no son capaces de sobrevivir un proceso de deshidratación: la Vida sin agua es casi imposible. Pero los tardígrados no son nada dentro de lo común.

Son criaturas diminutas de menos de un milímetro de largo con ocho patas. Los osos de agua, que tienen también el entrañable apodo de lechones de musgo, pueden volver a la vida décadas después de haber sido deshidratados. Los científicos han descubierto que los tardígrados tienen lo que parece casi un superpoder. Cuando se secan, retraen la cabeza y sus ocho patas, se arrugan formando una pequeña bola y entran en un profundo estado de animación suspendida que se parece mucho a la muerte.

Son organismos extremófilos, resistentes a condiciones extremas, con características únicas en el reino animal como: poder sobrevivir en el vacío del espacio o soportar presiones muy altas de casi 6000 atmósferas; pueden sobrevivir a temperaturas de -200 °C y hasta los 150 °C, a la deshidratación prolongada, ya que pueden pasar hasta 10 años sin obtener agua, y a la radiación ionizante. Sus propiedades especiales los hacen casi indestructibles.

El Tardígrado visto bajo el microscopio óptico

La mayoría de los tardígrados son terrestres y habitan fundamentalmente, en la película de agua que cubre los musgos, líquenes o helechos, aunque también pueden llegar a habitar aguas oceánicas o de agua dulce, no habiendo rincón del mundo en el que no habiten. Los adultos más grandes pueden verse a simple vista, porque llegan a alcanzar un largo de 0,5 mm de media. Sin embargo, los más pequeños pueden medir 0,05 mm solamente.

tardígrado al microscopio

tardígrado al microscopio

Son de forma ovalada o alargada y se alimentan succionando líquidos vegetales o animales. Se conocen más de 1000 especies de tardígrados. Algunos autores todavía los consideran una clase de artrópodos.

Tal vez la cualidad más fascinante de los tardígrados es su resistencia y capacidad: en situaciones medioambientales extremas, entran en un estado de animación suspendida conocido como criptobiosis o estado anhidrobiótico. Mediante un proceso de deshidratación, pueden pasar de tener el habitual 85 % de agua corporal a quedarse con tan solo un 3 %. En este estado, el crecimiento, la reproducción y el metabolismo se reducen o cesan temporalmente y así pueden pasar muchos años. En 2016, científicos del Instituto Nacional de Investigación Polar de Japón (NIPR), consiguieron reanimar a ejemplares que llevaban más de 30 años congelados. Expulsan casi toda el agua de su cuerpo y su metabolismo se ralentiza al 0,01% de la tasa normal. Lo positivo es que, si se vuelven a meter en agua, aún décadas después, pueden volver a la vida.

El animal “más resistente de la Tierra” se prueba en el espacio

Por este motivo, soportan también el inhóspito ambiente espacial sin necesidad de tomar apenas medidas para mantenerlos con vida. Todas sus especiales propiedades, sumadas a que en 2007 se convirtieron en los primeros animales en sobrevivir en el espacio, los convirtieron en los candidatos perfectos para formar parte de la biblioteca lunar de la Fundación Arch Mission. Spivack cree eso es simple: los tardígrados han sido encontrados en los ecosistemas más hostiles de la Tierra. Han sobrevivido tanto a las altas temperaturas de los desiertos como al hostil frío de la Antártida.

“Los tardígrados son ideales porque son microscópicos, multicelulares y una de las formas de vida más duraderas en el planeta Tierra”, aseguró Nova.

Lukasz Kaczmarek, experto en tardígrados y astrobiólogo de la Universidad Adam Mickiewicz en Poznań, Polonia, explicó al diario inglés The Guardian:

“Los tardígrados pueden sobrevivir a presiones comparables a las creadas cuando los asteroides golpean la Tierra. Un pequeño choque como este, no es nada para ellos. Estos animales podrían sobrevivir en la Luna durante años”. “No pueden colonizar la luna porque no hay atmósfera ni agua líquida,  pero podrían traerlos de vuelta a la Tierra y luego ponerlos agua. Entonces, deberían resucitar “dijo Kaczmarek.

Es probable que los pequeños lechones de musgo hayan sobrevivido al accidente lunar. Pero es muy poco probable que puedan volver a la vida, sin ser reintroducidos en agua. Teóricamente,podrían ser rescatados y traídos de nuevo a la Tierra; devolverles a la vida y estudiar qué efectos les ha podido causar estar en territorio lunar…

Ahora, cada vez que mires a la Luna, piensa en los pobres ositos de agua, allí solos y abandonados…

Si alguno de los tardígrados está esperando en la Luna, el tiempo lo dirá…

Fuentes:
bbc.com/mundo/noticias de ciencia

gizmodo.com/miles-de-tardigrados-en-la-Luna

abc.es/ciencia/osos-agua-luna

elespectador.com/los-tardigrados-los-extranos-animales-terrestres-que-podrian-estar-en-la-luna

hipertextual.com/2019/08/tardigrados-luna

20minutos.es/nave-israeli-beresheet-podria-haber-esparcido-miles-osos-agua-luna/

wikipedia.org/Tardigrada

20minutos.es/tardigrado-ultimo-animal-sobrevivira-tierra/

xataka.com/ahora-hay-miles-tardigrados-superficie-lunar

wikipedia.org/Misión Beresheet

wikipedia.org/Organización SpaceIL

Nova Spivack.com

La Misión Arca

wikipedia.org/árbol_de_Bodhi

nasa.gov/foton-m3

neoteo.com/caca-en-la-luna-los-excrementos-de-los-astronautas/

wikipedia.org/Johann_August_Ephraim_Goeze

wikipedia.org/Lazzaro_Spallanzani

nature.com/articles/El tardígrado

physics.ox.ac.uk/Rafael Alves Batista

evolution-institute.org/david-sloan-wilson/

www.cfa.harvard.edu/Abraham Loeb

wikipedia.org/Criptobiosis

researchgate.net/Lukasz_Kaczmarek

wired magazine

Si te ha gustado este artículo...

SUSCRÍBETE
Etiquetas: , , , , , ,
Nacida en Francia por CAUsalidades del Destino y siendo sensitiva desde muy pequeña, tuve la suerte de encontrar a mi "familia espiritual" y compartir con ellos miles de momentos para guardar en la cajita de los dulces ensueños...

Artículos Relacionados

0 Comentarios

Deja un Comentario

cuatro × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.