Posiblemente estemos ante un debate donde no está demás presentar y reflexionar de si el cambio climático, de lo que somos responsables, podría incluso beneficiarnos para que la próxima era glaciar se retrase o que ni siquiera llegue. Entonces nos viene a la cabeza la pregunta de ¿La contaminación en buena o mala para el ser humano?

Podemos plantearnos la pregunta. Realmente el cambio climático que estamos generando, a través de las emisiones exacerbadas de CO2, que provocan el efecto invernadero en la tierra, podría beneficiarnos en algún aspecto. Desde hace algunos años los seres humanos han puesto nombre a una etapa, la Antropocena. Ya ha habido varias en función de cambios significativos en la tierra a nivel de especies que influyen en ámbitos geológicos y el clima. ¿La contaminación en buena o mala para el ser humano? Esa es la pregunta que encabeza este artículo. A continuación enumeramos las distintas etapas divididas dentro del Cenozoico para hacernos una idea de perspectiva y ubicación de donde nos encontramos actualmente.

Época del Cenozoico

El ser humano como responsable directo de una etapa más. ¿La contaminación es buena o mala para el ser humano?

Esta última que hemos nombrado se debe a la gran influencia del ser humano con respecto a la alteración de cambios y ciclos que sufre la tierra. Lo más curioso es que siempre desde los medios de comunicación nos han hecho sentir culpables ante estos cambios y es cierto que realmente lo somos. Pero no debería ser una culpabilidad totalmente negativa.

Pongamos un ejemplo de una civilización totalmente concienciada y que desde el siglo XX se haya dado cuenta del impacto tan fuerte que está causando como hoy en día en la actualidad. Esta civilización ya concienciada ha optado por energías renovables y de mínimo impacto allanando el ciclo natural del planeta y sus propios cambios. Se tiene en cuenta que la tierra su órbita es elíptica y en ocasiones se aleja mucho de el sol además de que los polos también se balancean como una peonza inclinándose a favor de la cercanía o lejanía del sol. Todos estos ciclos según la teoría de Milutin Milankovic de los años 50, han propiciado la aparición de varias eras de hielo muy fuertes en el planeta. Y esto se concluye examinando las capas glaciares de la Antártida, con lo cual la teoría es bastante plausible.

La aparente paradoja de la mini-era glaciar por el detenimiento de la corriente del golfo.

Ciclos orbitales de la tierra

La teoría de Milankovic representada en éste gráfico.

Lo que inauguraba la película de “El dia de mañana “ de Roland Emerich era una posibilidad difícil de cumplirse. El argumento apelaba a una parada de la corriente del golfo, que sería una masa de agua cálida que emerge desde África y el caribe pasa por el norte de Europa hasta el atlántico enfriándose. Ésta dota a las aguas del norte de un frío no tan pronunciado en comparación a que no existiese. El derretimiento de los casquetes polares debido al calentamiento global liberaría una masa de agua dulce que pondría en peligro esta corriente o cinta transportadora. Ella a su vez modificando el clima a través de sus vientos tal cual como lo vemos en la película. Solo que no sería tan acusado en Manhatan si no más en España, Londres y demás países de la región. Asistiríamos a una mini-era glaciar. Lo que está ocurriendo es que se han derretido grandes masas de hielo. Aún así la corriente ha seguido su curso y es poco probable que cese gracias a la alta salinidad del agua producida por su evaporación debido al efecto invernadero. Queremos decir que hay una compensación al respecto entre agua salada y dulce.

Volviendo a la civilización hipotética sostenible de la que comentamos antes, Malkovich habría predicho que estamos cerca de una nueva edad de hielo o Glaciar. Hablando en sus tiempos visto desde la perspectiva planetaria dentro de unos 50000 años. Lo curioso es que nuestra influencia debido a las emisiones de CO2, que ha propiciando el calentamiento global, podríamos frenarlo gracias a estas actividades que han influido de manera planetaria. La Edad antropocena puede hacer que tengamos que elegir si nuestros predecesores vivan o no estos cambios.

Finalmente nuestras actividades repercuten de manera total y sistemática en los ciclos dela tierra

En resumidas cuentas nuestras actividades están frenando las próximas glaciaciones venideras. Entonces esa civilización hipotética sostenible se enfrentaría a una edad de hielo devastadora y difícil. En cambio, si nosotros seguimos con la quema de combustibles fósiles vamos hacia el punto de frenar una nueva era glaciar. Con ello no queremos justificar nuestras actividades, pero si es un punto de reflexión de a quien queremos salvar o preservar.

Evidentemente las emisiones de CO2 están acidificando los mares y esto pondrá en peligro a muchas especies de moluscos y corales que son importantes en el equilibro de los ecosistemas. La tala de los arboles y la de forestación resta oxígeno. Es evidente que lo estamos haciendo mal, pero por otro lado no tan mal. ¿Quizás ya hemos contaminado suficiente para ya haber retrasado la siguiente era glaciar que vendrá? ¿La contaminación es buena o mala para el ser humano?

Fuente: El futuro profundo de Curt Stager, Paleoclimatólogo.

Enviando
Opinión del usuario
0 (0 Votos)
close
Suscríbete a nuestro boletín. No te pierdas nuestras novedades, programas de radio, investigaciones y kedadas.
Ponemos a tu disposición nuestra Política de Privacidad

Si te ha gustado este artículo...

SUSCRÍBETE
Etiquetas:
Incansable buscador de nuevas preguntas. Técnico de Sonido, Realizador Audiovisual, Redactor, Locutor, Presentador, Youtuber. Es apasionante la incertidumbre de como será el futuro. La tecnología es clave para el desarrollo de nuestra sociedad y cambia nuestra forma de vida. Busco la unión entre la evolución tecnológica y la de la consciencia espiritual en total convergencia.

Artículos Relacionados

0 Comentarios

Deja un Comentario

uno × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.