Un Invitado Sorpresa

“Cristo” es una amiga de nuestro equipo. Entre los recuerdos de familia, guardaba esta imagen que durante años intrigó a sus allegados y a ella misma. Sabiendo de nuestra pasión por este tipo de documentos gráficos, quiso compartirla con nosotros y con todos nuestros lectores. Según nos cuenta, en la fotografía aparece un invitado sorpresa.

Observación Preliminar

Suponemos que el motivo de la intriga resalta a la vista nada más detenerse un instante a mirar esta foto. Pero antes comentaremos algunos detalles que, aun siendo evidentes, es necesario resaltar:

  • Se trata de una fotografía familiar, improvisada como son todas las de este tipo.
  • Por las ropas deducimos que fue tomada en los años sesenta. Por tanto se usó una cámara analógica. La era digital quedaba muy lejos todavía.
  • El marco que presenta es el original. La foto ha sido digitalizada mediante un escaner. El negativo se ha perdido en el tiempo.
  • No tenemos datos ni de la cámara ni de la toma.
  • Más allá de lo que se puede deducir a simple vista, de una cosa estamos seguros: NO SE TRATA DE UN RETOQUE FOTOGRÁFICO.

Observemos más de cerca

En el margen izquierdo de la foto, se cuela un rostro traslucido que mira sonriendo a la cámara con la aparente intención de salir en la toma. Puede apreciarse con total claridad las facciones de la cara de un muchacho de mediana edad. Siguiendo la silueta podemos apreciar tímidamente el pecho, con lo que parece una corbata y la solapa de una chaqueta.

Según nos cuenta “Cristo”, tras revelar la fotos y con el paso de los años, ningún miembro de su familia parece reconocer a este personaje. Unido a esta extraña circunstancia, no podemos evitar notar otro hecho curioso.

Fíjense en la niña. Con los bracitos apoyados en la mesa, puesto que aún no levanta demasiada altura del suelo, parece fijar la vista hacia el ángulo de la imagen donde “aparece” el traslucido rostro. Nos comenta “Cristo” que esto le produce cierta inquietud.

¿Se trata de un “extra” fantasmal que estaba en la estancia y que la cámara captó en tan curiosa postura? ¿Cómo es que la niña podía verlo, cosa que deducimos por el ángulo de su mirada? ¿Cómo es que nadie reconoce a este personaje como un familiar? ¿Acaso no se encontraba allí en “forma física”?

Un Invitado Sorpresa - Recorte

El Análisis

En nuestra humilde opinión… El invitado sorpresa si estaba allí y de cuerpo presente. Y les explicaremos porqué lo creemos así.

Un invitado Sorpresa - Observar las manos

1º: En el recorte de arriba puede apreciarse claramente cierta trepidación en las manos de las chicas y en la cara de la mujer de la derecha. Esto indica que la toma se realizo con una velocidad de obturación lenta, probablemente por debajo de 1/60. A estas velocidades, cualquier cosa que no esté completamente estático sale “movido” en el revelado. Este dato es muy significativo, puesto que es probablemente la “causa” de tan curiosa imagen.

Un Invitado Sorpresa - Recorte 2

2º: Este encuadre es muy curioso. El “invitado fantasma” irrumpe en la imagen en el marco izquierdo desde nuestra posición. Pero fíjense en un detalle: El sujeto 1 se inclina hacia la mesa, como si “alguien” se estuviera interponiendo entre él y la cámara. Fíjense también como el sujeto 2 hace exactamente lo mismo, a pesar de que través del rostro traslucido podemos apreciar que a su izquierda (siempre desde nuestra posición) no hay nadie. El sujeto 1 y 2 se inclinan hacia la derecha porque nuestro “invitado fantasma” se había colado en medio.

La razón del porqué aparece traslucido en la fotografía es justo la que comentábamos en el punto primero. La velocidad de obturación fue muy lenta, lo que por lógica aumenta el tiempo de exposición. Esto es: el negativo necesita más tiempo para imprimir todos los detalles de la toma nítidamente. El sujeto en cuestión, muy posiblemente se apartó segundos antes de que acabara la exposición de la toma, dejando a medio imprimir su rostro en el negativo.

Un Invitado sorpresa - la niña lo observa

En conclusión

No podemos explicar el porque la familia no parece reconocer a este personaje. La fotografía se hizo hace mucho. El rostro, por claro que sea, no aparece bien definido y en ocasiones la memoria familiar no es muy rigurosa. Y hemos de atenernos a las pruebas más empíricas antes de vagar por otros derroteros. Nosotros estamos convencidos de que la niña de la foto, veía a uno más de los que allí estaban festejando el momento. Y por las posturas de los retratados, como ya hemos visto, no fue la única. Aquel personaje era físico. Un invitado más a la comitiva.

¿Misterio familiar resuelto? No somos tan arrogantes como para así afirmarlo. Esta no es más que la humilde opinión de quien busca respuestas. Eso sí. Sin duda, esta es la fotografía con más encanto de cuantas hemos expuesto en esta sección. No por ello desmerecemos a las demás. Pero por lo curioso de los detalles, ese Invitado Sorpresa y ese aura nostálgica que la envuelve, se ha convertido en una de nuestras favoritas.

Banner Content
Etiquetas:
Soy Desarrollador Web especializado en WordPress. Webmaster, Gestión de Blogs, Gestión de Alojamiento Web y Dominios. Además, soy Locutor de Radio y Fotógrafo Aficionado...

Artículos Relacionados

0 Comentarios

Deja un Comentario

quince − trece =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.